viernes, 3 de marzo de 2017

HISTORIA DE LA TELEVISIÓN V



En ese año se incorpora como guionista y director una de las personas que iba a tener una gran relevancia  televisiva en aquellos años, Adolfo Marsillach, y trae en su cartera “Silencio..., se rueda”, un espacio lleno de ironía y crítica sutil, que molesta a gran parte de sus retratados.

En verano de 1961 se mete discretamente un programa basado en el play back. Su introductor, Gustavo Pérez Puig, lo ha estado utilizando para montar zarzuelas con actores profesionales. Ahora es Fernando García de la Vega el que va a plasmar “Escala en Hi-Fi” en un musical distinto, con música y temas en los que no es necesario contar con los intérpretes originales, creando además unas historias escenificadas que tendrán como hilo conductor las distintas canciones. Como actores tendrá un grupo de jovenzuelos (Pablo Sanz, Juan Erasmo Mochi, Karina, Manuel Ripoll, Blas Martín, Ana Mª Montaner, Luís Varela, Mª José Alfonso, Gloria Cámara, Manuel Torremocha...). El programa es un rotundo éxito y estarán en emisión durante cerca de 7 años.

En los informativos se va evolucionando en las formas gracias a los medios que se incorporan, pero los contenidos siguen sujetos a la censura y orientación gubernamental.

El 10 de julio de 1962 se produce un cambio de gobierno. Al ministerio de Información y Turismo llega Manuel Fraga Iribarne, el cuál nombra como director general de TVE a Roque Pro, un hombre que desconoce el medio y para el que TVE está llena de golfos, a los que hay que manejar con mano dura y sin excesivos miramientos. A pesar de lo cual, TVE sobrevive y continúa su desarrollo.

En la temporada 62/63 nacen espacios que se incorporan al recuerdo. Mientras triunfa Perry Mason, nace Bonanza. En Miramar se sigue trabajando y poniendo ideas al servicio del invento; aparece “Esta es su vida”, presentado por Federico Gall y patrocinado por Nestlé. Se mantuvo en emisión durante 3 temporadas y tras dos de silencio, reapareció en la 67/68 con un tufillo oficialista que la privó de la garra informativa de su primera época.

También apareció el espacio “Cuarto de estar”, en el que Aparo Baró protagoniza el papel de Paloma, una joven periodista que se atreve con cosas de hombres a pesar de la resistencia familiar. Como guionista y ayudante de realización aparece una joven Pilar Miró.

En diciembre se ofrece, por primera vez en directo, el sorteo extraordinario de la Lotería Nacional. Al terminar 1962, TVE ha emitido una media semanal de 59 horas y media, facturando 212 millones en publicidad, llegando ya a casi todas la regiones españolas. El 10 de diciembre aparece una orden ministerial por la que se dictan normas para la instalación de repetidores de carácter local, con lo que en 1963 la señal llega al 80% del territorio peninsular y Baleares.

En este año aparece en TVE el baloncesto, siendo el Real Madrid-Honved de Budapest la primera retransmisión baloncestística, seguida, poco después, del Real Madrid-TSKA de Moscú. A mediados de la temporada 62/63 se firma con la Federación Española de Fútbol un contrato para emitir cada domingo un partido, llegándose al acuerdo de hacerlo a partir de las 7 de la tarde, una vez que hubiesen finalizado el resto de encuentros y así no perjudicarlos.  Idéntica fórmula de acuerdo se utiliza para dar corridas de toros.

A todo esto, aparece un elemento simple que va a dar lugar a más de una discusión familiar y al disgusto de los más pequeños; nacen los rombos que avisan de la conveniencia o no de que los menores puedan ver un espacio.

En 1963 los avances que ha experimentado el medio son evidentes: la publicidad ingresa 521 millones de pts, las horas de emisión semanal llega a las 70 horas y el número de aparatos llega a los 260.000. En ese año se emiten 842 de informativos, 330 horas de películas, 275 de comedias y telefilms, 248 de espacios culturales...Los programas preferidos con los de variedades, como “Amigos del lunes”, “Gran parada”..., les siguen las retransmisiones de fútbol y toros, y después las películas y series.