viernes, 2 de diciembre de 2016

LOS MUSICALES EN TELEVISIÓN II



En la temporada 64/65, Raúl Matas presenta “Media hora con...”; en la UHF es Joaquín Soler Serrano el que presenta “Aquí el segundo programa”. Pero el gran programa musical del 66 va a ser “Tele-ritmo”, de José María Quero. Es un espacio novedoso que incorpora, además de los intérpretes populares del momento, otros como Aute, Manolo Díaz, Mari Trini, Miguel Ríos o Los Pasos, que después se convertirían en figuras de la música.

Para este mismo público va dirigido “Último grito” en la UHF, al que aupa un joven José Mª Íñigo, acompañado de Judy Stephen.

Como hemos mencionado antes, en 1968 aparece “Galas del sábado”, que va a contar, como presentadores a Joaquín Prat y Laura Valenzuela. El programa es recibido con agrado durante varias temporadas.

Un estilo muy distinto tiene “Música 3”, en el que se va difundir la música de Aute, Manolo Díaz, Joaquín Díaz... José Mª Quero, después de “Tele-ritmo” se encarga de “Grandes estrellas”, que tendrá una breve duración, teniendo continuidad en “Al compás de las estrellas”.

En los musicales irrumpe en 1969 un rumano llamado Valerio Lazarov, que revoluciona la realización de los musicales, primero con “Burbujas” y después con “Especial pop”, con el uso desmesurado del zoom, lo que le provoca aplausos y odios.

La noche del sábado sigue siendo una obsesión para los responsables de Prado del Rey, que van fracasando continuamente con “Pasaporte a Dublín” o “Canción 71”, siendo “Divertido siglo” el fiasco total. Se intenta recuperar con “Señoras y señores”, pero la noche de los sábados parece gafada para los musicales, cediendo el puesto a “Directísimo”, un programa de variedades con algunos números musicales.

Tras la muerte de Franco se intenta la vuelta del musical los sábados noche con “Palmarés”, presentado primero por Bárabara Rey y después por Pilar Velázquez. Mejor aceptación tiene “La hora de...”, espacio que se centra en una sola figura de la canción cada semana.

Continuan apareciendo programas musicales con poca fortuna: “Música y estrellas”, “Voces a 45”, “Con otro acento”, “Flamenco”, “Yo canto”, “Musiqueando” o “Cantando se hace camino”.

Al final de la década de los 70, aparecen algunos programa de éxito, como el “Fantástico” de Íñigo o el “Sumarísimo” de Lazarov; o los dedicados a una figura de la canción, como “Canciones de una vida” o “Retrato en vivo”, pero el único musical que se afianza durante varias temporadas es “Aplauso”, al frente del cuál está José Luís Uribarri y por el que desfilan muchos presrntadores como Silvia Tortosa, Isabel Borondo o José Luís Fradejas.

Con la llegada de los 80, la presencia de los intereses discográficos a TVE es una realidad. Un ingrediente novedoso es la inclusión de video clips y así los distintos programas se ven abocados al enlatado como única fórmula fiable. 
Con Pilar Miró se mantienen los programas y fórmulas de la etapa anterior en lo que a programas musicales se refiere, aunque hay espacios que intentan ofrecer algo más, como “Qué noche la  de aquel año”, presentado por Miguel Ríos. En un último intento de ofrecer programas de variedades los sábados noche, el mismo vuelve a fallar con el poco original título “Sábado noche”.


LA TELE EN 1969/71 - RESUMEN MUSICAL