viernes, 28 de octubre de 2016

LOS MAGACINES EN TELEVISIÓN



Los magacines son programas que cumplen una doble función, informar y entretener. Al comienzo, algo de eso eran los programas de TVE, un popurrí de estilos y géneros distintos. No será hasta “Tele-Madrid”, presentado por Tico Medina y Yale cuando aparece un magacine con esquema y contenidos  como tal. Después le seguirían “Sierra, mar o nada”, “Plaza de España” y sobre todo “Juicio sumarísimo”, en el que Tico y Yale ponían en aprietos al invitado. Este programa genera un éxito enorme, lo que ocasiona la continuación de la fórmula con “Tercer grado”.
Por su parte, Miramar da a luz “Club Miramar”, que andaba entre magacine y musical; si bien es “Panorama”, presentado por Enrique Rubio y Federico Gallo, lo más parecido al magacine.
En Madrid, Tico Medina crea “Cuarta dimensión”, para la noche de los sábados. Es un programa nuevo que suscita críticas y termina mal, siendo desplazado a la sobremesa. Más convencional fue “Kilómetro 0”, programa con entrevistas a invitados de actualidad.
De la mano de Tico Medina aparece Alfredo Amestoy, que se enfrenta a las cámaras con gran desparpajo, lo que convierte su programa “La vida” en un gran éxito popular. Este programa fue la cal, pero con el siguiente, “Nosotros”, dieron la de arena, ya que en el mismo, presentado junto a Manuel Martín Ferrand, se llega a un personalimo extremo, que es la muerte del mismo.
Martín Ferrand insiste con programas como “Todo es posible en domingo” y “Tarde para todos”, que rellena las tardes de los domingos. En el 71, Martín Ferrand cede el testigo a un presentador más serio y comedido, Juan Antonio Fernández Abajo.
En los años 70 aparece un programa tipo de este modelo, es “Estudio abierto” de José Mª Íñigo, un bilbaino que había entrado en TVE con “Último grito”. El programa, en directo, es un gran éxito, ofreciendo la intervención de personajes de gran relevancia o que su actividad fuese chocante, como ocurrió con el doblacucharas Uri Geller.
En 1975, el programa pasa a la Primera cadena y cambia el título por “Directísimo”, emitiéndose los sábados noche. El espacio tiene ediciones antológicas, haciendo desfilar ante sus cámaras al doctor Barnard o a Alexander Solznenitsyn.
Maruja Mallaved dirige un programa con distintos nombres (“Aquí, ahora”, “Gente” o “Gente hoy”, que se sitúa antes del “Telediario”, Un programa que tiene un buen tono y que fue presentado sucesivamente por José Luís Uribarri, Julio César Fernández, Florencio Solchaga o Isabel Tenaille. Tras la noticias de sobremesa, está Jana Escribano con “Hoy por hoy”.
Mientras tanto, José Mª Íñigo se prolonga con “Esta noche, fiesta” o “Fantástico”, muy lejos de “Estudio abierto”. Nace por entonces “Trescientos millones”, destinado a ser exhibido por las televisiones de habla hispana en América. El programa se prolonga, entre los aplausos y las críticas, hasta ser sustituido por “Punto de encuentro”, con similares objetivos, que dirige y presenta hasta 1987, Pedro Macía.
En los finales de los setenta, Fernando García Tola y Paloma Chamorro tienen sendos programas en los que desarrollan sus inquietudes profesionales. Tola dirige primero “Dos por dos” con Isabel Tenaille y una joven Mercedes Milá, que va a dar que hablar en sucesivos programas. Tras este programa, Tola dirige “Esta noche”, presentado por Carmen Maura, con novedades y gran creatividad, que después seguiría mostrando en “Si yo fuera presidente”.
Por su parte, Paloma Chamorro dirigía “La edad de oro”, que pretendía acoger todas las vanguardias del arte y la cultura de un modo desenfadado. Más tarde dirigiría “La estación de Perpignan”.
La tarde de los viernes ha mantenido magacines con contenidos sobre la orientación del ocio, como primitivo “Cosas”, al que sucede “Otras cosas”.
En la sobremesa se suceden “Con solera”, “España, sin ir más lejos”, “Viéndolas venir”.. hasta que llegó el debut de “La tarde” con una sucesión de presentadores como Fernando Cubedo, Pepe Navarro, Paco Montesdeoca, Teresa Campos, María Casanova, Tony Cantó, Pastora Vega o Ángeles Caso. La fórmula del programa es la clave del género: entrevistas breves a personajes de actualidad y actuaciones musicales.
Con la llegada de los 80 vuelve TVE a su antigua fórmula de Íñigo y su “Estudio abierto”, que se funciona bien hasta 1985. A finales de 1982 vuelve Mercedes Milá con “Buenas noches”, que logra gran éxito gracias a su personalidad. Milá aumenta su éxito, en 1986, con “De jueves a jueves”, espacio en el que prescinde de actuaciones musicales para centrarse en sus invitados.
En octubre de 1985, sustituyendo a Íñigo, aparece “Fin de siglo”, presentado por Pablo Lizcano, que vuelve al clásico formato de entrevistas y música, con un enfoque mas relajado, subiendo progresivamente el tono. 
En abril de 1987 vuelven Iñaki Gabilongo y Jesús Hermida, el primero con el programa “En familia”, en el que en cada semana se aborda un tema con diversos invitados. Jesús Hermida, que ya había dirigido y presentado “Su turno” y “De cerca”, acepta el reto de estar al frente de un programa que duraba toda la mañana, “Por la mañana”, con una sucesión de entrevistas, series, concursos y actuaciones musicales, llegando a tener una audiencia de 7 millones de telespectadores.