jueves, 22 de septiembre de 2016

LOS CONCURSOS EN TELEVISIÓN I



Al comienzo los concursos no están en la programación como un espacio en sí, sino como ingredientes de otros programas. El primer concurso se sitúa en los lunes de 1957 con “El enigma”, realizado por Alfonso Lapeña (en el que se preguntaba a los concursantes sobre imágenes emitidas por televisión), aunque algunos, como Goñí, da ese honor a “Preguntas al espacio” de Pedro Amalio López.

Por entonces aparece por Paseo de la Habana, Ángel de Echenique, que ha visto mucha televisión durante su estancia en América y traslada su experiencia a TVE, así, en 1958, dentro del programa “Festival Marconi” monta el concurso “Telemímica”, en el que los concursantes debían comunicarse con mensajes sin palabras y cuyo premio era de 10.000 pts, siendo sus primeros ganadores tres estudiantes de Derecho y uno de Bachillerato. Enrique de las Casas también se encarga del concurso “Hacia la fama”, a la búsqueda de artístas noveles, acompañándolo en la presentación Blanca Álvarez, aunque después sería sustituida por Isabel Bauzá. Vino después “Caras nuevas”, en esta caso buscando rostros que se pudieran incorporar a TVE. Entre los cuatro finalistas figuraba Miguel de los Santos. En la segunda edición triunfaría José Luís Uribarri.

Paralelamente, Blanca Álvarez, Echenique y Jesús Álvarez se encargaban de presentar otros concursos como “Preguntas al espacio” o “Juegue usted con nosotros”. García de la Vega, dentro del espacio “Club del sábado”, introdujo el concurso “Quite usted el billete”.

En 1959, en Miramar, nace el concurso “X-0 da dinero”, con premios de 500 pts por pregunta acertada. Vienen después “Adivine su vida” y después “Ayer noticia, hoy dinero”, ya bastante más complejo, el cuál obtuvo un gran éxito.

Con el inicio de los 60 aparece por Miramar Joaquín Soler Serrano y su programa “Carrusel”, que era un popurrí de juegos, variedades y concursos, alcanzando cierta popularidad uno sobre preguntas y respuestas. Mientras, en Madrid se quiere hacer algo parecido con el programa de los sábados noche, “Cuarta dimensión”, encontrándose entre sus concursos el denominado “Concurso del sillón”. El programa pasa sin pena ni gloria y es desplazado al horario de sobremesa. En su lugar entra “Primer éxito”, típico concurso para artistas noveles.

En Barcelona se suceden los concursos. A “Gane su viaje”, en el que se ganan kilómetros para hacer un viaje por preguntas acertadas, le suceden “¿Quién dice la verdad?”, “Palmo a palmo” o “Premio de ingenio”.

En 1964 aparece el primer gran concurso, “La unión hace la fuerza”, en el que un deportista pone la fuerza y un intelectual el intelecto, representando ambos a su provincia de origen. En un principio fue presentado por Alberto Oliveras, siendo después sustituido por Mario Beut. Cuando finalizó, en 1966, fue sustituido por “Danzas de España”, que exaltaba los valores patrios y era presentado por Jesús Álvarez.

Un par de años antes, Daniel Vindel comenzó la presentación del concurso “Cesta y puntos”, con gran éxito. Los contendientes eran grupos de estudiantes que representaban a su centro educativo, bajo la fórmula de un equipo de baloncesto. Durante el tiempo que estuvo en emisión recibió muchos premios, pero también tuvo muchas críticas en el que se le acusaba de promover el memorismo de los estudiantes.

En verano de 1966, José Luís Barcelona y Federico Gallo presentan “Kilómetro lanzado”, que se basaba en otro foráneo, como ocurriría en muchos programas.

En 1968 los telespectadores se van a apasionar con el concurso “Un millón para el mejor”, presentado por Joaquín Prat. Del mismo saldrían concursantes que todos recordamos por su simpatía y conocimientos, como la joven Rosa Zumárraga o el alcalde de Belmez, Rafael Cantalejo, al los que siguieron Javier Matieu, Paco Ruiz o Mercedes Garbó (bautizada como “la mamá del millón”). Fueron programas de gran emoción y, como algunos había llegado al máximo y para evitar llegar al aburrimiento, se hizo una convocatoria especial con la intervención de todos los concursantes citados.

Vuelve Joaquín Soler Serrano con el concurso “Los hombres saben, los pueblos marchan”, que tuvo un discreto éxito. De una mayor popularidad gozó “Las diez de últimas”, concurso que presentaba José Luís Peker, en el que el concursante tenía que responder sobre un tema concreto. Así recordamos a Secundino Gallego, especialista en pájaros, o César Pérez de Tudela, en montañismo. 
Entrando ya en la década de los setenta, se estrenan concursos que pasan con más pena que gloria, como “En equipo” o “Un pueblo para Europa”, en el que un pueblo se jugaba la posibilidad de enfrentarse a otros de Europa en la convocatoria de “Juegos sin fronteras”.

HOMENAJE A LOS CONCURSOS DE TVE "AÑOS 50 - ACTUALIDAD" PARTE 1

HOMENAJE A LOS CONCURSOS DE TVE "AÑOS 50 - ACTUALIDAD" PARTE 2